Final de la vida

 

garnica_boda_jp

Ayer fue el santo de Antonio Garnica, mi director de tesis y maestro, a quien dediqué mi entrada anterior. La de ayer fue un elogio (Eulogy) y como corresponde a este género discursivo, intentó ser muy positivo.

Pero hay un aspecto de la vida de Antonio que no traté más que de pasada. Me referí a la soledad de sus últimos años por haber tenido que renunciar a poder tener esposa y familia por ser sacerdote.

Antonio en sus últimos años de vida se vio bastante solo. Tenía cuidadores, pero para esos cuidadores atender a Antonio era un trabajo. Tenía familiares, pero todos con sus problemas y preocupaciones como para poder dedicarle el tiempo que hubiera sido necesario.  El resultado final es que murió solo, tras unos meses en un par de residencias en las que fue bastante infeliz.

Durante las últimas conversaciones que tuve con él sacó con bastante frecuencia el tema de sus amores de juventud, especialmente durante su etapa de estudiante universitario. Se arrepentía de no haberse casado con una de las mujeres de la que estuvo enamorado el último año de carrera, una compañera con la que pasaba bastante tiempo en el aula. Incluso fantaseaba con que ella se había quedado viuda y con intentar contactar don ella.

Pero el tema que más preocupaba a Antonio era el económico. Se veía a sí mismo como un jubilado dependiente de una pensión. Intentaba ahorrar todo lo posible y gastar lo indispensable en su cuidado.  La última vez que  lo visité se lamentaba de que en la residencia no estaba bien. Le animé a que volviera a casa contratando todos los servicios que fueran necesarios para su cuidado. Me replicó que su pensión no le llegaba para ello. Le contesté argumentando que tenía suficientes ahorros para costearse los servicios adecuados durante todo lo que le quedaba de vida.

Creo que Antonio, puede ser que por su tremendo ego, no podía imaginar que fuera a morir. Hasta el final de sus días se preocupó por su salud, yendo a cuantos médicos fuesen necesarios y llevando a cabo los tratamientos que le mandaban.

Así pues, los últimos años de Antonio estuvieron marcados por la soledad y las enfermedades, que redujeron su calidad de vida. También por un accidente en Santander en otoño de 2012, por el que cayó por una escalera. A Santander había ido a petición de amigos para ejercer de sacerdote en una boda. Siempre acudía a todas las bodas y bautizos en los que se le necesitara. Tras el accidente, estuvo a punto de fallecer y tras pasar varios meses por el hospital su familia lo internó en una residencia para sacerdotes ancianos en Huelva. Pero él no quería estar allí y tuvo que luchar para que lo trajeran de nuevo a Sevilla hasta que se recuperó y pudo volver a su casa.

Sin embargo, y a pesar de las enfermedades, se mantuvo bastante activo intelectualmente hasta su muerte. Aquí se puede ver una grabación casera de octubre de 2016, un año antes de su muerte, en la que habla sobre su investigación sobre Washington Irving y su visita a Sevilla y los lugares colombinos:

https://hdvirtual.us.es/discovirt/index.php/s/N0YOYhKXeigxCHk

Es curioso, que alguien de la misma generación que Antonio, escritor celebrado, muriera también tras unos años de preocupaciones por el dinero y por su salud. Este artículo de El País, narra con bastantes detalles los últimos años de Juan Goytisolo:

http://cultura.elpais.com/cultura/2017/06/09/actualidad/1497010964_177086.html

Tanto Antonio Garnica como Juan Goytisolo compartían la fascinación por José María Blanco White, y como este, una honda preocupación por cuestiones económicas y por España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: