Sobre las clases magistrales: ¿soy un fundamentalista?

¿Soy un fundamentalista en mi opinión negativa radical sobre la lección magistral?

Ayer una de mis más antiguas y mejores amigas me llamó fundamentalista en un whatsapp en una conversación a raíz de mi intervención en las I Jornadas Internacionales de Innovación Docente en Ciencias de la Salud dentro del proyecto de innovación docente Flipped classroom como estrategia para un aprendizaje más significativo, individualizado y colaborativo, coordinado por la profesora del Grado de Enfermería de la Universidad de Sevilla María Dolores Guerra Martín.

La tesis central de mi intervención fue la idea, tomada del premio nobel de Física, Carl E. Wieman, de que las clases magistrales son en educación el equivalente a la sangría o flebotomía terapéutica en la historia de la medicina, algo fundamentalmente dañino y que por lo tanto habría que erradicar de la práctica docente en la medida de lo posible.

No es la primera vez que me llaman fundamentalista en esta cuestión.

¿Debo preocuparme?

Soy una persona con muy pocas convicciones, pero esta es una de ellas. Creo que las lecciones magistrales son tremendamente nocivas para los procesos de enseñanza-aprendizaje. Quien me convenció fue Dewey, con su idea de que no es posible transmitir pensamientos o ideas de una mente a otra, pues cada uno tiene que construir sus propias ideas y eso solo se puede hacer a través de la experiencia y la reflexión basada en esa experiencia. Las clases magistrales son información, que puede ser útil y por eso a mí me gusta mucho ir a charlas y conferencias, aunque se impartan de forma “magistral”. Pero sigo convencido de que son más dañinas que beneficiosas y que por tanto, como a la mala hierba, habría que arrancarlas del sistema educativo y de los procesos de enseñanza-aprendizaje en el aula.  Sí pienso que se pueden mantener como actividad esporádica para la presentación de grandes ideas por parte de grandes mentes. También me parece bien que los docentes graben el contenido de sus materias en vídeos breves para ser visionados fuera del aula, o en el aula, si no hay más remedio. Esta es la forma canónica de lo que se conoce como el Flipped Learning o Clases al revés, como me gusta llamarlo a mí. Pero incluso esto lo veo como un paso intermedio de transición para romper el hábito y la idea extendida en la sociedad de que el papel del docente es explicar la materia.

Mi amiga me argumentó que podía defender metodologías docentes activas y centradas en el alumnado sin tener que atacar la clase magistral. Me dijo en un whatsapp que las clases magistrales permiten al alumnado desarrollar competencias que otras metodologías no fomentan y que por qué iba a privar uno al alumnado de desarrollar esas habilidades.  La verdad es que las únicas habilidades en las que pienso que puede ayudar una lección magistral son las de aprender a ser “copistas/resumidores” de lo que se dice y la de escucha activa, pero no estoy de acuerdo con que no se puedan desarrollar de otra manera, y de forma más efectiva que con una lección magistral.

En un ensayo de mi intervención del miércoles en la clase de Lingüística Aplicada, optativa de tercero y cuarto del grado de Filología Hispánica, el martes 20 de diciembre, una de mis alumnas Erasmus también defendió la bondad de las lecciones magistrales que recibía en su país, Bélgica:

En la propia charla del miércoles, al final, intervino una pedagoga defendiendo la práctica de las clases magistrales en el aula cada pocas clases para mantener el hilo conductor de la materia:

https://www.facebook.com/jpmg64/videos/1204733312955280/ (en los últimos minutos de esta grabación casera y demasiado cercana de Facebook Live)

En un par de entradas recientes (de 6 de diciembre de 2016) en mi Facebook, también tuve agrias polémicas en las que colegas, innovadores, me criticaban por mantener una actitud tan beligerante contra las clases magistrales.

¿Estoy equivocado? ¿Pueden seguir las clases magistrales jugando un papel en la docencia del siglo XXI? La mayoría de las personas que opinaron a través de sli.do tanto en la prueba del martes como en la ponencia del miércoles, en torno al 60%, marcaron la opción de que las clases magistrales son necesarias en ciertas circunstancias.  Solo el 10% marcó la opción que yo suscribo de que las clases magistrales son el equivalente en educación a la flebotomía terapéutica, el mismo porcentaje que opinó que son muy útiles pues no nos ha ido tan mal con ellas hasta ahora.

¿qué opináis?  Si habéis leído hasta aquí, agradeceré que se responda a esta encuesta de una sola pregunta.

 

Fuentes:

Aquí está el vídeo de la clase del martes con el ensayo de mi ponencia del miércoles:

https://youtu.be/iX6uKYDwVTU  (grabación desde una cámara)

https://www.facebook.com/jpmg64/videos/1203789806382964/ (grabación de Facebook Live desde un móvil que por fallo mío salió torcida: para poder verla derecha hay que verla en un móvil)

Aquí están los resultados del sli.do que usé el martes (primera vez que usaba esta herramienta):

https://www2.sli.do/event/cnsnnyka/infographic/c/d41e

aquí hay información sobre la jornada del miércoles:

http://www.diariodesevilla.es/vivirensevilla/jornada-Hispalense-metodos-impartir-BdocenciaB_0_1092490743.html
infografía creada por  sli.do (la aplicación que usé para recoger preguntas del público, con bastante éxito):
https://www.sli.do/event/gbhqz4ks/infographic/c/af0f

para ver todas  las preguntas del público (fundamentalmente alumnado de tercero de Enfermería, aunque también asistieron algunos docentes)hay que entrar  en https://www.sli.do/e introducir el código: #4277

(de la “prueba” del martes el código fue #7226 y el título del sli.do “prueba”
y aquí está el vídeo (casero) de mi intervención en las jornadas:  https://www.facebook.com/jpmg64/videos/1204733312955280/

(en los minutos finales se puede ver la polémica con la pedagoga)

y la presentación que usé:

https://docs.google.com/presentation/d/1L4b635jXzaVMabpdBeiRRFEGw7-rx4SvemxJ-tXgew4/edit?usp=sharing

Aquí un vídeo de Carl Wieman en la que compara resultados de investigaciones que muestran que se obtienen resultados mucho peores con clases tradicionales basadas en lecciones magistrales que con una nueva manera de enseñar ciencia basada en tareas diseñadas cuidadosamente para lograr que el alumnado empiece a pensar como los expertos en la materia. Al final del vídeo hace la comparación con la práctica de la flebotomía terapéutica de medicina  (subtitulado en español):

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: